martes, 1 de enero de 2008

HISTORIA DE LOS COROS DE LA BARCELONETA

Información recopilada de otras webs de Coros de la Barceloneta

En el tarro pequeño está la buena confitura. La Barceloneta es una muestra. Los restaurantes de este barrio salen en todas las guías turísticas, pero son pocos aquellos que se aventuran por sus humildes calles, vitales y orgullosos. Para entenderla, se ha de vivir en un cuarto de casa, charlar con alguna padrina del barrio, comprar pescado fresco y visitar el barrio en fiestas.
Todo huele a mar. Hasta le génesis de este barrio es salada. Durante el siglo XV, comenzó a tomar forma la península donde hoy se asienta la Barceloneta. La arena acumalada por las corrientes marítimas formó este triángulo, que siglo tras siglo, ha ido echando raíces y acumulando historia.
Barriada popular por excelencia, la Barceloneta mantiene su identidad propia y algunas costumbres que ya se han perdido en el resto de barrios barceloneses. La fiesta de los Coros es una de ellas.
"El Ganxo" fue una de las primeras Asociaciones Corales Humorísticas (ACH) que se atrevió a salir a la calle depués de la Guerra Civil. Ahora ya son una veintena los Coros que desfilan por el barrio, incluso, hay un par de asociaciones femeninas.
Los coros de la Barceloneta son esencialmente una celebración de grupo, con una identidad propia y de la que solo se puede disfrutar completamente si se vive desde dentro.
Si un visitante se acerca al barrio el viernes de la Segunda Pascua (Pascua Granada), quedará sin duda, gratamente sorprendido. Encontrará ropa y herramientas singulares, las risas de tres generaciones, movimientos sinuosos y mucho, muchísimo ruido. El sábado ya no quedará nada para el turista, pero los integrantes de los Coros estarán en el punto álgido de la fiesta en algún pueblo perdido de la geografía catalana.

Las Asociaciones Corales Humorísticas o Coros, recogen una tradición centenaria, malograda con el paso de los años, pero viva, todavía, en la memoria de muchos catalanes.
Las Sociedades Corales que promovió Josep Anselm Clavé a partir de 1852, son el origen de las ACH de la Barceloneta. La Cooperativa Fraternitat, situada en el barrio a principios del siglo XX, fue la cuna de una de las Sociedades Corales del maestro Clavé. Posteriormente y por iniciativa popular nacieron los Coros Humorísticos del barrio.
Los Coros estaban formados por pescadores, portuarios y obreros de un barrio modesto y pobre del siglo XIX. "Sirvieron para los hombres no pasaran toda la tarde en la taberna", comenta una vecina. Los integrantes de estas asociaciones se reunían una vez a la semana para escribir las letras de sus canciones y ensayarlas, desarrollando a la vez su espíritu artístico y crítico.

Las letras de las "caramelles" que cantaban los vecinos de la Barceloneta eran satíricas, hacían referencia a los hechos más importantes del año y criticaban a algunos personajes populares. A menudo, también tenían una vertiente romántica.
Y es que antiguamente, los grupos de "caramellaires" iban a cantar a medianoche, bajo los balcones de sus prometidas. Los coros llevaban una cesta colgada en una percha, destinada a recoger los regalos (en especias o en metálico) con que las vecinas les agradecían la serenata.
Las letras de las canciones de la ACH El Ganxo, las escribían entre los vecinos del barrio, mientras cenaban pescado hervido en casa de alguno de ellos. Paco Llorca,fundador de esta asociación, recuerda: "Pinxo, de Can Costa y Adolfo de Els Llasos, eran los mejores letristas del barrio. Y Silvestre de El Xato, era el maestro del Coro. ¡Que divertido era aquel hombre!". Cada integrante de los Coros tenía un nombre y una función. "había uno que era muy elegante y le llamaban "El Lloro". Este llevaba el estandarte de uno de los coros y ya te digo yo, que categoría, como él: ninguno."

Los hombres se juntaban por oficios y se adornaban con las herramientas que utilizaban en sus trabajos: ganchos de estibador, hachas, jaulas, cañas de pescar, redes...

Actualmente, la fiesta mantiene alguno de sus rasgos más característicos: es un desfile por las calles del barrio de una veintena de Coros, con atuendos sencillos que los diferencian entre ellos, con herramientas cada vez más inverosímiles y con una forma de bailar muy singular que mantiene en pie a tres generaciones de barceloneteros hasta la extenuación.
Y aunque ya no cantan, los coros "Els Pescadors","La Sirena", "El Ganxo", "L'Allioli", "Els Tranquils" y un largo etcétera, bailan, beben y ríen durante todo el fin de semana.

La tradición dice que, una vez hecho, el desfile por el barrio el viernes de Pascua, los coristas se van a pasar el finde semana a los pueblos más diversos de la geografía catalana. Durante todo el año, las ACH recauden, entre los socios y los vecinos del barrio, el dinero para costear la ropa, las comidas, la bebida y el viaje al pueblo que hayan elegido ese año.
Antiguamente, las salidas se hacían caminando o en carro, y era costumbre, según Joan Amades, no ir más lejos de una hora a pie. "Si se visiten poblaciones importantes -continúa Amades- es costumbre saludar a las autoridades o a las otras cofradías afines con una serenata." Esta tradición todavía se conserva en alguno de los coros. Y es que, a pesar de los cambios inherentes de la vida moderna, tanto el barrio como su fiesta luchan por mantener vivos los rasgos característicos que lo hacen singular y único en Barcelona.




DOCUMENTAL DE LOS COROS DE LA BARCELONETA

primera parte



segunda parte



tercera parte

1 comentarios:

RMC dijo...

Información muy interesante!! La Barceloneta, el antiguo barrio pescador de la ciudad... ¡como han cambiado las cosas!